viernes, julio 20, 2007

Donde esté un buen conejo...


A ver, respiremos hondo, relajémonos todos. Repetid conmigo: el cartel da igual, el cartel es un accesorio absurdo de las fiestas, un adorno, como los papanoeles navideños en los balcones...
Venga, respirad.
No os gusta el cartel, no pasa nada, pero eso no significa que os tengáis que ir a Salou el día 8 de agosto por la tarde. Y lo que nos hemos reído ¿qué? las fiestas son pa eso, pa hacer felices a jóvenes y jóvenas.

Aclaro, el día 9 de agosto empiezan las fiestas de Huesca (por si hay vida inteligente en otra parte). La foto representa al cartel elegido (digitalmente, si no me equivoco) para la ocasión. El 94% de los bloggers de Huesca ya han manifestado su repulsa por el conejito. Yo también voy a opinar por una simple razón: es gratis. Al final esto de escribir en un blog va a ser sólo una cuestión de precio.

Un conejo blanco con una pañoleta verde (o una pañoleta verde con un conejo blanco, como explicaba el autor y la propiedad conmutativa) es la mejor idea de la historia de los carteles oscenos. No es ironía (de momento), es que a mí me parece sensacional.

Inciso: me batiré en duelo con quien haga falta.

Sigo. El caso es que en una época de conceptos simples ¿qué esperábamos?, ¿una arriesgada composición con el tema de los danzantes y algo más? ¿por qué no un conejo blanco comiéndose un brote de albahaca? ¿e intoxicado y vomitando?
No sé dónde he leído (siento no citar la fuente, he leído tanto sobre esto en tan poco rato) que quién mejor que un conejo para entender el martirio de San Lorenzo en la parrilla. Si en el fondo todo cuadra. Hasta el estupor incial, seguro que calculado, la nueva versión de la promoción fácil.

Es un cartel. Anuncia, decora, realza, da esplendor. Pero NO ES ARTE. O no tiene por qué serlo.
¿Cuál es el problema entonces? Que se paga como si lo fuera. Al final va a ser sólo una cuestión de precio.

13 comentarios:

Luisle dijo...

¿Cuantas firmas hacen falta para que esto no sea definitivamente el cartel de las fiestas?

Estoy planteando poner una mesa de firmas ...

Me siento humillado la verdad ... me puedo reir de todo, pero de San Lorenzo no se rie ni Dios ... y menos los que lo han hecho esta vez ...

villafelizhuesca dijo...

a mi realmente me ofende como oscense, marchese sra concejala de fiestas sin fiestas.

HombreRevenido dijo...

Luisle, yo no estoy en contra del cartel, porque a mí no me desagrada.
Pero si quieres empezar una cruzada contra el mismo... quizás lo más útil sería convencer a los comercios de que no lo pongan, arrancarlo de las paredes, taparlo. Con cinco o seis ciudadanos indignados y convincentes se acabó el cartel.

Villafelizhuesca, a mí me sorprende un poco todo este alboroto porque a mí no me ofende. Pero adelante con vuestro derecho a la indignación.

burbuja dijo...

Pues yo me quedo con Copito laurentino, mucho más entrañable!

nuakchot dijo...

jajajja ese es el cartel??? bueno, no se enfaden, igual nosotros podíamos haber llevado a concurso algo diferente, lo importante es participar. ¡¡Felices fiestas!!

HombreRevenido dijo...

Si es que un mono queda bien en cualquier parte, Burbuja. Y además yo no cobraría ni un euro, como imagino que habrá hecho el autor del conejito.

Nuakchot, no hay concurso, es un encargo a dedo. Creo que la gente se solivianta un poco por eso.
Felices fiestas, claro que sí (quedan 19 días todavía). Quién necesita carteles cuando tiene cerveza, ups perdón, quería decir blog.

nuakchot dijo...

jajjajja pues si que estoy yo desfasada!! ya está claro el por qué del dibujo, a los artistas les suele gustar eso de no dejar indiferente a nadie, lo de que guste o no, les suele dar igual :)
Qué poquito nos queda, yujujuuuu!!!

GrathGor dijo...

Vaya mierda más grande.
Dices que no estás encontra, pero imposible estés a favor. Si a ti te encargan el cartel y el día de antes de la fecha de entrega no tienes nada, ¿irías con eso al ayuntamiento? (El que diga que sí, miente)
Por cierto, en el diario del Altoaragón salía la foto del autor mientras se partía el culo en la rueda de prensa. Para mi que ha ganado una porra con sus amigos en plan de: a que no tienes huevos a...
Y los tuvo.

HombreRevenido dijo...

Nuakchot, a mí esta polémica tampoco me deja indiferente porque me ha recordado lo cerca que estamos de San Lorenzo.
En tres saltos de conejo mágico estamos allí.

Grathgor, en mi empresa hemos utilizado propuestas mucho más arriesgadas, pero es mi empresa, yo consulto a mis socios y lo decidimos, asumiendo las consecuencias. Si yo fuera el ayuntamiento sería diferente, porque allí la empresa es de mucha más gente y no se puede consultar con todo el mundo.
Me encanta el conejo, por separado, me mata de risa. Pero dejando a un lado que es un simple cartel, y que hay cosas mucho más importantes, el ayuntamiento no puede prestarse a algo que moleste a la mayoria de sus "socios" (que es lo que en el fondo deberían ser para ellos los ciudadanos).

Si a mí me encargan el cartel no lo haría. Porque conozco mucha gente con más capacidad que yo.

Y repito, a mí no me ofende el cartel y lo digo. Como viñeta humorística me parece de las mejores. Pero... ¿eso es lo que ha pagado la concejala?

karlos dijo...

Este cartel va a dar mucho de que hablar ya lo ves.
es aconejante

HombreRevenido dijo...

Sí, va a dar que hablar; yo ya lo he visto por las calles, esplendoroso y aconejante. No he visto suicidios masivos ni gente con antorchas.
Al final nos va a acabar gustando.

Anónimo dijo...

Hola a todos!

Me gustaría plantear una pequeña broma-ficción sobre el asunto del cartel de San Lorenzo de este año.

10 de agosto, San Lorenzo, fiestas en Huesca. provincia de Huesca.

Oscar Lamora charla animadamente con un conocido suyo en la puerta del Ateneo Libertario 'Ramón Acín', sito en el callejón que sale a mano izquierda de la calle Vidanía.

-Vaya Oscar, cita uno de los interlocutores mientras apura un quinto de cerveza y le da unas caladitas a un cigarro de la risa: ¿vaya revuelo que se ha montao con el asunto del cartel y el conejito no?', al fondo se escucha 'Comando Cucaracha' en una sufrida mini-cadena:

-Ya ves, pero no te creas, a mi todo eso me resbala que no veas, es más, me ha venido estupendamente, he conseguido crear mayor espectación que con cualquier otra de mis obras.

-Oye, ¿y es verdad eso de que ya te han reconocido por la calle y que alguno te ha llegado a increpar y todo?.

-Si, no veas esos fatos integristas...en cuanto me reconocieron me tiraron vino caliente por encima y luego me espolvorearon con harina...

-Que fuerte ¿no?

-Luego otro tipo me tiró media sandía desde la otra acera y le dio al de la harina en toda la espalda mientras me decia:¡Vete de Huesca, almendrón!

-¿Y has visto la pancarta de la peña 'Los que faltaban'?

-No.

-Pues no veas, sale un conejo a la parrilla, que fuerte...y hay mucha gente con camisetas que dicen: 'Yo no he hecho el cartel de San Lorenzo'.

-Buff, mira, no quiero saber nada del asunto, suficiente he tenido con tener que quedarme aqui estos días, los del Ayuntamiento no me han pagado y no me he podido largar de aquí, no tengo ni para gasolina, y creo que hasta Navidad no voy a ver un duro de todo esto.

-¡No jodas que no te han pagado aún!

-No me han pagado no

-¿Y te pagan bien?

-No me quejo, me dará de sí para vivir un par de meses, en todo caso muy justo, muy poco.

-Bueno, pero reconoce que no te costó mucho hacerlo...

Oscar aprovecha la pregunta para dar todo tipo de explicaciones sobre lo duro que resulta el oficio y lo complicado que puede llegar a ser el proceso creativo.

El interlocutor empieza a mirar su botellín vacío, hace rato que ha dejado de escuchar a Oscar, en realidad no le cae demasiado bien, el interés que en un principio le suscitaba la conversación se va disipando ante la falta de cerveza. Mientras Oscar sigue con sus explicaciones, ante la urgencia de sus necesidades etílicas el interlocutor libertario corta la conversación.

-Espera, ahora vengo.

Oscar se queda con la palabra en la boca, mira a su alrededor, sabe que le va a ser difícil salir del callejón del Ateneo sin que alguien le reconozca y le increpe por la calle. Algunos corrillos a su alrededor se percatan de que es el autor del cartel de San Lorenzo y le señalan con un gesto de barbilla. Oscar disimula, paga su trago y lentamente abandona el lugar, atraviesa la Plaza López Allué, donde hay una verbena, mira a su alrededor, ve gente bailando un vals interpretado con un sintetizador, hay niños despiertos a las tantas de la mañana, gente venida de los pueblos disfrutando la fiesta...Baja la calle Moya, la música se va perdiendo en la lejanía, el controvertido autor del cartel de San Lorenzo toma una decisión: Mañana me voy de aqui.

Lorenzo Bernués

HombreRevenido dijo...

Lorenzo Bernués, te ha quedado un poco largo para el formato comentario, pero me ha gustado mucho, sí señor. Ficción costumbrista, jeje.

Me gusta la idea esa de que la fiesta siga adelante, sea como sea el cartel.
No me gustaría que nadie increpara al diseñador, que no deja de ser un profesional a quien se le paga por su trabajo. Si han de increpar a alguien que sea a los políticos profesionales, que son los que más morro le echan al asunto.