martes, julio 03, 2007

Los martes: CINECLUB - 54 - Arsénico por compasión


Arsenic and old lace - 1944 - Director: Frank Capra

Reparto:
· Cary Grant (Mortimer Brewster)
· Raymond Massey (Jonathan Brewster)
· Peter Lorre (Dr. Einstein)
· Priscilla Lane

Guión: Julius J. Epstein y Philip G. Epstein (basado en la obra teatral de Joseph Kesselring)
Música: Max Steiner
Fotografía: Sol Polito

"¡¡Me la pido!!", eso debió de ser más o menos lo que gritó el mismísimo Frank Capra cuando vio la obra en Broadway. Se ignora si saltó sobre el escenario o si le costó sus buenos dólares a la productora; la ley del recreo era implacable, se la había pedido, ya no había remedio. Con esos mimbres, los guionistas de "Casablanca" y la música de Max Steiner tenía un clásico en potencia. Y el verbo se hizo carne.

Vaya por delante que no creo en la superioridad (cuasidivina) de Cary Grant, pero el elenco de actores sólo podía reforzar el efecto de esta comedia negrísima que ahora mismo no podríamos imaginar sin cada uno de esos rostros, ni hechos por encargo. Que Cary Grant sobreactúa, claro, como le pidieron; que la película va acumulando enredos y golpes de efecto, claro, como nos gusta; que no puede ser perfecta porque tiene errores... un triángulo equilátero tiene equilibrio y no da nada de risa.

El primer hilo es el del típico autor y crítico teatral, Mortimer Brewster, entre la espada y la pared, entre el amor, el deseo y sus convicciones de soltero recalcitrante.
Mortimer, tienes que quererme también por mi mente
− Querida, cada cosa a su tiempo.
De momento nada extraño. Pronto llega Brooklyn. Y en seguida su familia, un tanto peculiar, irá destapándose, como la extraña rivalidad entre tía Abby y tía Martha (fabulosas) y el sobrino perdido, Jonathan. No es un conflicto entre el bien y el mal, lo adorable y lo malvado, la compasión y la crueldad, ¡no!, es la dicotomía entre la cordura y... todos los personajes sin excepción. La locura corre por toda mi familia... galopa casi.

El protagonista se pregunta: ¿Has visto comportarse a alguien en una comedia como si tuviera inteligencia?. El juego psicológico de un guión divertidísimo, la teatralidad de la acción, el perfecto manejo del ritmo, de los gags (¡¡caaaaarguen!!), de los tiempos, del espacio y los claroscuros, las constantes y geniales autorreferencias teatrales, nada que ver con una película, más bien una joya de familia, caótica y desbordada.
Como diría mi abuela: "ten cuidado, que no te echen nada en la bebida".

4 comentarios:

meri dijo...

bueno bueno bueno como tiene un filtro antitrolas no le diré que me encanta esta peli porque la verdad es que no la he visto... aunque si en versión teatral y no me pude reir más...
ahora que me la ha recordado la pondré en mi lista de must y disfrutaré un poquito del cine de kapra, que no sé lo que tiene pero que siempre me pone de buen humor!

meri dijo...

perdone usted, de capra... que así de golpe lo había vuelto radical... jajajaja imagino que se me cruzó el apellido con kapra (aunque igual tb lo radicalizo a este tb..)

si es que cuando una está subversiva...

meri dijo...

kazan, elia kazan se me cruzó... joer que espesita estoy hoy...

HombreRevenido dijo...

Meri, si has visto la versión teatral ya sabes de qué va, la peli no te sorprenderá demasiado, aunque seguro que revivirás el buen momento.
Subversiva eres un rato, pero para no tener errores lo mejor es evitar ambas letras ¿no? igual que en mi respuesta.
(Klaro kamarada radikal, jua jua)