martes, febrero 04, 2014

El soporte

Año 2014, entras a Spotify confiado, tranquilo. De repente Spotify te recibe con una sonrisa (falsa, casi seguro) y te dice: "Si te gusta Julio Iglesias te va a encantar Nicola Di Bari".
Pero... ¿EEH?... ¡La madre que te parió, Spotify! Un poco de discreción, que puede haber gente mirando, rediós.
¿De dónde te sacas que yo he escuchado a Julio Iglesias? Vale, sí, llevas un registro de mi cuenta de usuario. A ver, un día tonto lo tiene cualquiera. Y cómo te atreves a deducir que me va a gustar Nicola Di Bari... que sí, leches, que es buenísimo, pero ese no es el tema. La cosa es que uno no está acostumbrado a que le suelten estas realidades de golpe, a la cara. Uno necesita intimidad. No mucha, la justa. La que cabe en la guantera del coche.

Año 1984. Entras al vehículo y nadie inicia una conversación innecesaria. Sólo Kit del Coche Fantástico hablaba por aquella época. No existe el internet. Estás a salvo.
Te has comprado el disco "Jaliwei Jechupein" de David Bowie o de otro moderno demente. Lo tienes en casa, en vinilo. ¿Existía "The Final Countdown" de Europe hace 30 años? No lo recuerdo. Pero si existía también lo tienes en la estantería de tu madriguera. Y sin embargo abres la guantera del automóvil y no hay ni rastro de sofisticación porque ya no hace falta. La verdad descarnada aparece en ese compartimento estanco de la modernidad.

El "vídeos relacionados" de YouTube, el "artistas similares" de Spotify, todo estaba inventado en la gasolinera, en un maravilloso soporte físico, alarde de ingeniería (posiblemente germanoccidental)...




De Los Chunguitos al Fary. Del Fary a Manolo Escobar. Ni las recomendaciones en serie de las webs actuales llegan a este nivel de precisión.
De Neil Diamond a Perlita de Huelva. ¡Alehop!
Dice la leyenda que ese sencillo armatoste de metal ordenaba las cintas por sí solo.
Dice la leyenda que por eso ganamos la Guerra Fría.

Abres la guantera del coche y allí está tu cassette de Marfil. Están Los Chichos. Si Saulo cayó de su caballo camino de Damasco y vio la luz, a ti te pasó algo parecido camino de Salou, cuando una fuerza superior te llevó a comprar esa cinta de Camarón (de una de esas cintas, no recuerdo cuál, se vendieron 864 millones de unidades).

La carretera exigía sacrificios al dios del asfalto.
La Laguna Estigia de las comarcales patrias se recorría con un único tributo: una cassette de gasolinera a todo trapo. Un proceso de hipnosis colectiva que nos hizo crecer como imperio.
Sin eso no quedarían españoles en España.
Respeto máximo.

18 comentarios:

molinos dijo...

Eres grande pero mientes.

hace 30 años no te compraste el The final countdown de Europe...eras demasiado cani...te compraste la cinta de Nica Kosta.

Anónimo dijo...

yo tenia una cinta de nika kosta
ecdlc working

HombreRevenido dijo...

Molinos, ¡yo tenía esa cinta de Europe! Pero creo que fue mucho más tarde de 1984. Aunque en el post imagino que tengo la edad de ahora pero en los 80.
¿Quién demonios es Nica Kosta?

Chico de la Consuelo, ¿no querrás decir Demis Roussos?
¿Quién demonios es Nica Kosta?

Prometo investigarlo luego.

Peter dijo...

A mi me intimidaban los soportes piramidales, a los que dando vueltas iban apareciendo los grandes hits: Fary, Boom 3 con Rick Astley y Tino Casal, los mejores chistes de Narianico y Arévalo ( todos de maricas y gangosos, tan políticamente incorrectos) y la mas maravillosa colección de la historia "Música Maravillosa para Gente Maravillosa" versionando de los Beatles a La Chica de Ipanema

Jatz Me dijo...

Yo por entonces no tenia coche, pero las compraba para el walkman, cuando iba a la playa con la familia. Estaban las de Pimpinela (Camela aún no había explotado), las de chistes de Arevalo, y la de las 15 sinfonias de Beethoven (esa creo que era casete DD, doble duración).
¿Nikka Costa? Hace poco estaba viendo videos de Prince en youtube y salían cantando juntos una canción. Vamos, que la niña creció.
La de Europe tambien la tengo. Hay más de una, pero seguro que tod@s tenemos la misma, ¿no?

Oso dijo...

Yo quiero leerte más, en extenso, en formato 16:9 con tapas.
Es decir, rollo libro tocho o novelita impertinente, me da igual. Sí, vale, podría reunir todos tus posts y zambullirme en una orgía lecturil, pero ya estoy muy mayor para esos largos.
A esto se le llama tener morro y "por pedir que no quede", pero que conste que nace de una necesidad de disfrutar de algo más que de 5 minutos al día.

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Yo recuerdo la primera cinta de cassette en un coche. un simca 1200 de mis progenitores, con una cassette de "música de películas de James Bond".
y me he comprado varios CD para mi coche en esos revival de las cassettes de gasolinera que son los CDs a 2 euros. Auténticas joyas hay.

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Y ECDC y yo eramos muy fans de "Cris" que era como se llamaba Cristina del Valle antes de hacerse intelectual comprometida. E incluso antes de Amistades Peligrosas.

aras dijo...

"The final countdown" es del 86, así que no te has ido muy lejos. Me encantaba. Nisi se compró el cassette, o nos lo compramos. No me acuerdo. Y eso que éramos dos enanitas.
¿Quién diantres es la tal Kosta?
Lo que sí me acuerdo es de esa fantástica estantería de cassettes de gasolinera. ¡Qué recuerdos en esos viajes memorables y largos por la península!

molinos dijo...

Gonzalo y Edc son los próximos Esteso y Pajares. Doy fe.

Por cierto, como no has hablado de Enrique Rucoco? Comprabas un casette de "grandes éxitos de Julio Iglesias" y en pequeño, muy pequeño ponía "por Enrique Rucoco".

Nisi dijo...

Pues sí, yo me cmpré The final countdown. Fue el primer casete que me compré. Pero no puede hacer 30 años ya, yo soy muy joven.

HombreRevenido dijo...

Peter, con ese título tenía que ser un discazo. Infalible, como las cintas de chistes (de la que hablaré mañana o pasado).

Jatz Me, yo tampoco tenía coche, lógicamente. Pero he intentado ponerme en la situación de un adulto en los 80 (no se ser un adulto en el siglo XXI como para serlo entonces).
Pimpinela sensacional. Lo tenían todo.

Oso, tengo el libro casi listo. Gracias por los elogios (sobre todo por lo de la orgía lecturil).

Gonzalo, esos CDs continúan una muy noble tradición. Mi máximo respeto.
Cristina del Valle, qué mujer. "Hoy voy a ir al grano, te voy a meter mano" fue la posmodernidad absoluta.

Aras, en cada una de esas estanterías cabía el universo entero. Lo que Borges llamaría un aleph.

Molinos, los veo de gira por los escenarios de España. Están preparando el play-back y los chistes. Arrasarán con las guiris del Levante.
Ese tema de "por Enrique Rucoco" será tratado OBLIGATORIAMENTE en una entrada de esta semana.

Nisi, he de confesar que también fue el primer cassette que compré, aunque lo he nombrado como oposición a las cintas de gasolinera (compras más impulsivas y cercanas al psicoanálisis más extravagante).

pazzos dijo...

A la Facultad íbamos en un Renault 6 full equipement con un casette de cartuchos, el novamás de la Hi-Fi. Nada de TDK de la serie Gold ni de las Basf de platinocromo, lo que fue el Beta para el vídeo lo era el reproductor de cartuchos para los radiocasettes. 8 horas de cinta ininterrumpida de Los Diablos dejaban nuestros cerebros con la disposición adecuada para asimilar todas las majaderías que se decían en la Universidad.

patricia dijo...

Que todos tenemos un pasado está claro, pero entre todos me habéis dado con el mío en todo el morro, estoy en shock.
Madredelamorhermoso, Nica Kosta, oh baby belooong to me!

nhtg dijo...

Lo confieso. Nika Costa (On my own) y Marfil (la cinta entera) a saco Paco. Sigh. Menos mal que lo complementaba con Orchestral Manouvres in The Dark y Leño. To junto pa dentro.

HombreRevenido dijo...

Pazzos, cada vez tengo más claro que fuisteis un experimento fallido de la CIA. O viceversa.

Patricia, jaja, tanto tiempo intentando huir de ese recuerdo y el fantasma vuelve a aparecer cuando menos te lo esperas ¿verdad?

Nhtg, eres un ecléctico y lo has sido desde que la cuna. La mezcla lo es todo.

Para los que, como yo, desconcían quién era Nikka Costa: la evidencia de que existió.

Aquello noerayo dijo...

Yo tengo una de Arévalo. Y aun recuerdo los chistes.
Que me dices del estuche de Sky donde se guardaban una vez adquiridas?

HombreRevenido dijo...

Aquello noerayo, si tienes una cinta de Arévalo, el post de hoy es el tuyo.
Ese estuche da también para otro post. Qué importante era ese estuche. Como sigáis añadiendo enfoques a la semana temática va a terminar durando un mes entero.