martes, diciembre 09, 2008

Los martes: CINECLUB - 89 - Tiburón


Jaws - 1975 - Director: Steven Spielberg

Reparto:
· Roy Scheider (Jefe Brody)
· Robert Shaw (Quint)
· Richard Dreyfuss (Matt Hooper)
· Lorraine Gary

Guión: Peter Benchley y Carl Gottlieb (basado en la novela de Peter Benchley)
Fotografía: Bill Butler
Música: John Williams

La trama parece simplona. Enorme tiburón blanco, bañistas indefensos, conflicto de intereses, recompensa, busca y captura...
La cuestión no radica únicamente en el carisma del monstruo (el engendro mecánico es tan aterrador como los planos subjetivos), es lo que el joven Spielberg hace con él. Lo esconde, lo anuncia, lo insinúa, lo humaniza, nos remite a los antagonismos clásicos (inevitable Moby Dick y el Capitán Ahab), capta nuestro miedo de primate, indefenso en cuanto se aleja de la orilla.

Es imposible ver esta película sin que nos recorran escalofríos de angustia. Sin embargo, lo grandioso es que el recuerdo nos acompañará toda la vida, nadando en una playa paradisiaca, de repente, vemos una sombra a nuestros pies y se nos contraen los esfínteres. Si por un capricho del destino suena la música aterradora y genial de John Williams (aunque sea un politono) el corazón se nos saldrá del pecho, correremos hacia tierra firme con chapoteo infantil, maricón el último, perseguidos por nuestro pavor ancestral, pesadilla húmeda.

Película partida en dos.
La primera parte es la orilla, la vorágine, las pulsiones humanas.
La segunda es la mar, la calma tensa, las fauces del dragón.
Magistral manejo del suspense y los matices psicológicos. Película de perfil comercial, pero deliciosamente milimétrica y creíble.

Destacaré el final épico, tenso, para caerse del sofá y quedarse pataleando en el suelo.
.

7 comentarios:

Bruja24 dijo...

Esta es una de esas películas, que si alguna vez he visto entera, no recuerdo más que trozos inconexos que se amplian cada vez que veo un nuevo fragmento cuando la reponen en televisión. Será que tengo memoria selectiva y me niego a recordar o volver a ver aquello que me produce pavor, para no vivir con miedo.
Y será una tontería, porque realmente nunca he visto un tiburón en persona, y creo, o espero, no tener que verlo nunca, al menos, en el mismo habitáculo...
Vamos, que creíbles o no, ciencia ficción o no, me niego a ver películas de terror.
Un besote, majo!

HombreRevenido dijo...

Bruja24, esta película gana viéndola entera y del tirón. Se sufre pero se disfruta.
Te lo digo yo que no soy muy aficionado al género.

Anay dijo...

Yo una vez me comí un tiburón.

iza dijo...

De acuerdo en todo, salvo que a mí no se me contraen los esfínteres... más bien se me relajan y me cago por la pata abajo si no hago pie y veo una sombra, aunque sea en la bañera.

HombreRevenido dijo...

¿Aleta en un japonés o Tiburón de Frigo?
En el fondo, Anay, no hay demasiada diferencia. Los dos dejan la lengua azul.

Iza, todo nuestro futuro en la náutica al garete por una película de sesión matinal. Qué le vamos a hacer.

Alberto Colombo dijo...

Me gusto la peli mas alla de darle mala publicidad a mis amados tiburones. La primer muerte, esa de la chica en el mar de noche , es brillante, da escalofrios....


Un detalle para los que odian a los escualos : Por año los tiburones en todo el mundo matan 4 seres humanos , en cambio el hombre mata millones de tiburones en ese mismo lapso : Pregunto quien es realmente el depredador

HombreRevenido dijo...

Una reflexión muy clara, Alberto. Yo de momento no he matado ningún tiburón. Eso sí, como algún día me ataque uno... no se lo perdonaré. Ya sé que acabarán pagando justos por pecadores, pero el 0-0, el empate, nos iba bien a los dos.