sábado, diciembre 16, 2006

Cenas de empresa y tradición


La "cena de empresa" es uno de esos temas que se adaptan al formato blogístico como anillo al dedo. Como es sábado y tengo el cerebro en stand-by, sucumbiré a la tentación de dar mi opinión. Es justo y necesario.

Pero me gustaría explicaros, jóvenes primates, que el concepto es muy antiguo. Y todo todo todo está en los libros polvorientos. Sin ir más lejos, a mi entender, la Última Cena fue la primera cena de empresa como Dios manda; además sucedió en un momento de tensión notable, crisis, disidencias, cambios directivos, etcétera. Echemos un vistazo a lo que os cuento, para que veáis que no hablo por hablar (al menos esta vez).

Es importante elegir bien el sitio...
en el piso alto una pieza grande, arreglada con almohadones y ya dispuesta (...)
(Mc 14, 15)

No hay una cena de empresa que se precie sin indirectas ni sobreentendidos...
"El que se ha bañado, no necesita lavarse; está del todo limpio. Y vosotros estáis limpios, aunque no todos."
(Jn 13, 10)

Y sin cierta desconfianza y mal rollo...
Los discípulos se miraban unos a otros, sin saber de quién hablaba.
(Jn 13, 22)

Las antiguas rencillas llevan a discutir por la cosa más tonta...
Entre ellos hubo también un altercado sobre quién de ellos parecía ser el mayor.
(Lc 22, 24)

Lo que no falta nunca es el típico pelota, y detrás del pelota, van al unísono los demás...
Pedro le dijo: "Aunque tenga que morir contigo, jamás te negaré". Y todos los discípulos dijeron lo mismo.
(Mt 26, 35)

El jefecillo, haciéndose el importante, suele decir unas palabras, a veces sinceras y duras...
Y mientras estaban comiendo, dijo: "Les aseguro que uno de ustedes me entregará, uno que come conmigo".
(Mc 14, 18)

Aunque nunca se olvide de dar coba a sus empleados...
"Vosotros sois los que habéis perseverado conmigo en mis pruebas"
(Lc 22, 28)

Si no fuera por el alcohol el ambiente sería irrespirable, y eso se sabe...
Y recibiendo una copa, dadas las gracias, dijo: "Tomad esto y repartidlo entre vosotros (...)
(Lc 22, 17)

Y la cena no acaba con el postre, hay que seguir, ir a otro garito...
Después del canto de los Salmos, salieron hacia el monte de los Olivos.
(Mt, 26, 30)

Uno suele llevar el bote...
Como Judas tenía la bolsa (...)
(Jn 13, 29)

Y el jefe, temiéndose lo peor, avisa...
Entonces Jesús les dijo: "Esta misma noche, ustedes se van a escandalizar a causa de mí".
(Mt 26, 31)

Lo típico: no suelo beber, no estoy acostumbrado...
"aparta de mí este cáliz"
(Lc 22, 42)

Y ya sabemos lo que sigue, muerte y resurrección. Y hasta el año que viene, si la empresa continúa.
Amén.

5 comentarios:

bio dijo...

jajajajaj...genial...que currada...otia...yo el que siempre usaba era el de Juan (2,3)...que por lo menos es útil...

Anónimo dijo...

Jojojo, como se te va la pinza ...

Musa y Araña dijo...

Vaya reportaje que seguro que te llevo un rato.

A ver para cuando un nuevo animal acojonante ... la musaraña es la leche.

HombreRevenido dijo...

Bio, las bodas de Caná son un ejemplo del poder bien enfocado.

Anónimo/a... ¿esa risa? ¿eres Santa Claus?

Musa y araña, no te creas que me costó tanto, los evangelios los conozco al dedillo.
Me apunto lo de la musaraña.

Peter dijo...

Yo hace 3 años no sólo hice 1 sino 2 post sobre el asuntp, menos curados que el tuyo pero con elementos comunes:

Uno sobre la previa

http://elguateque-mix.blogspot.com/2008/12/la-cena-de-empresa-de-navidad-i-los.html

Y otro sobre el durante

http://elguateque-mix.blogspot.com/2009/01/la-cena-de-empresa-de-navidad-ii-papeo.html