martes, diciembre 12, 2006

Los martes: CINECLUB - 28 - Tarzán de los monos


Tarzan, the Ape Man - 1932 - Director: W.S. van Dyke

Reparto:
· Johnny Weissmuller (Tarzán)
· Maureen O'Sullivan (Jane)
· Neil Hamilton (Harry Holt)
· Chita

Guión: Ivor Novello (basado en la novela de Edgar Rice Burroughs)
Fotografía: Harold Rosson y Clyde De Vinna

El cine en blanco y negro se colaba en nuestras vidas cada sábado por la tarde, que nadie me lo niegue ahora. Si se anunciaba una de Tarzán, no sólo era cine, era mucho más, era una revuelta interior, transmitida por el retumbar de los tam-tam de las selvas recónditas. Yo, con la dignidad impostada que esta tribuna me confiere, pregunto: ¿era posible una película mejor que esta para un sábado tarde, para inspirar luego viajes imaginarios, fantasías y juegos?
Bueno, cuando hablo de fantasías me refiero a fantasías de niños, aunque más de uno y una recordará los cuerpos de Johnny Weissmuller, Maureen O'Sullivan o Chita como una inexplicable erupción de erotismo. Así de sutiles nos convirtió la represión.

Esta película marcó un antes y un después en el mito. El carisma de los dos protagonistas nunca será superado. Ese Tarzán sí que alcanzaba el ideal indómito del arquetipo literario. Weissmuller fue un nadador victorioso, 5 oros olímpicos, 67 récords mundiales (sin necesidad de la cámara rápida), y seguramente no fingía (ejem) su ímpetu auténtico que le hacía triunfar en sus combates a brazo partido con cocodrilos, leones y demás fieras salvajes (profesores de E.G.B. o catequistas, imaginaba entonces).
El número de antecesores y secuelas es incontable, incluidos títulos tan asombrosos como: "El romance de Tarzán" (1918), "Tarzán el temerario" (1933), "Tarzán y los dioses verdes" (1938), "Las aventuras del Tarzán chino" (1940), "Tarzán y la sirena" (1948), "Tarzán en Estambul" (qué se le habría perdido allí en 1952), "Tansan contra Tarzán" (1963) o la sospechosa "Tarzán y el arco iris" (1972). Además de series de televisión y todas las versiones X que se os ocurran.

Tarzán (un moderno Rómulo-y-Remo, criado por monos, menuda novedad) era el hombre asilvestrado que todos conocíamos de vista (de algún rincón recóndito de las propias entrañas). Su grito es atávico, universal. Ese "qué voooooy" o "yeeeeeaaaaahhhh" irresistible como un hit veraniego. Tarzán hablaba claro (por fin un poco de cultura), Yo Tarzán, tú Jane. No había posibilidad de equívocos. Qué importancia podía tener un poco de racismo colonial, a fin de cuentas era una película de aventuras.

Ah, y seguro que todos vosotros, por lo bajini, hace un momento, habéis intentado entonar el grito de Tarzán. Vamos, si os conoceré...

13 comentarios:

animons dijo...

Qué nostalgia!
Aquellas lianas o plantas trepadoras, aquella Jane inmaculada que no se despeinaba a pesar los contratiempos en la selva, esos saltos perfectos a lagos cristalinos, ese taparrabos... Por dios!
Tras los tiempos de la UHF la tele ya no ha sido lo mismo.

Anónimo dijo...

Erupción de erotismo, desde luego.
Para los raritos era casi la única oportunidad que teníamos de ver hombres semidesnudos en la tele (si exceptuamos los saltos de trampolín... pero eso es otra historia). Tal vez si hubieran tenido guiones más contundentes, las recordaría de otra manera...

HombreRevenido dijo...

Animons, veo que lo recuerdas perfectamente. En el fondo en la selva se debía vivir bien, con la ducha-elefante, y la moda leopardo.
La tele no es lo que era, razón tienes.

Anónimo/a, celebro que compartas mi opinión. Los guiones sólo acompañaban el concepto de gente en la selva, semidesnuda, y nunca pudieron ser contundentes porque estaban supeditados a la mona Chita, a su brillantez interpretativa y su vis cómica.

Cardo dijo...

Johnny Weissmuller fue mi primer amor (quizá el primer nombre de actor que conocí), qué hombre, cómo nadaba... y su casita en la selva, tan cuca...aaaahhh, y los elefantes acudiendo a su grito, todo era perfecto

HombreRevenido dijo...

Cardo, siento que se quedara en algo platónico. Algún día encontrarás otro hombre así, que te ponga en tu sitio (como a los elefantes).
Gracias por compartir este momento nostálgico de amor infantil.

cardo dijo...

Uummmm... un hombre que lance un berrido y yo acuda sumisamente....espero no encontrarlo NUNCA

HombreRevenido dijo...

Cardo, me alegro de tu visión, sólo bromeaba. Bueno, espero que tenga sólo los atributos positivos, y ninguno de los negativos. ¿Así mejor?

cardo dijo...

vale, te perdono

HombreRevenido dijo...

No, no, te perdono yo.

bio dijo...

mi gran intriga de pequeña era como a Jane nunca se le subía la microfalda en los saltos, con los problemas que yo tenía para saltar a la goma...episodio de pudor infantil...en aquella época todas nos colocabamos los pantalones cortos azules de gimnasia (sintéticos cocimiento total) debajo de la falda...todavía no habiamos conocido a Sharon Stone...

HombreRevenido dijo...

Bio, Jane era un ser superior. Antes de Coronel Tapioca había que tener mucho estilo para tener glamour en la jungla.

bio dijo...

que razón tienes hombre revenido...debería haberme fijado en otro personaje de la pelicula...además mi madre siempre me ha dicho que soy muy mona...
http://www.spritz.it/gallery/blogs/immagini/
30213/Simia.jpg

wings dijo...

No entiendo por qué censuraron tanto a Maureen O'Sullivan por su vestuario en "Tarzan y su compañera". Era un simple taparrabo con un bikini por debajo y un brasiere, pero no era realmente revelador.