miércoles, agosto 06, 2008

Gimnadia


Entonces, entre la mediocridad general de los Juegos de Montreal 76, surgió ella. Nadia Comaneci, una adolescente rumana de 14 años. Y la gimnasia deportiva nunca volvió a ser igual.

Nadia, no hay nadia como tú.



Sus dieces dieron la vuelta al mundo. La novia de Montreal se permitía el lujo de coquetear con la perfección, y todo sin perder la naturalidad y la timidez propias de su edad.
Observemos el primero de sus dieces en las asimétricas:



Y otro más, en la inverosímil barra de equilibrio:



Yo era un recién nacido, así que no lo viví. Pero los Juegos de 1976 fueron los de Nadia Comaneci, la niña seria y frágil que desafiaba a la gravedad.

Si tengo que elegir a alguien que me descubriera la belleza de la gimnasia deportiva... me remonto al año 1988, a los Juegos Olímpicos de Seúl. En el equipo soviético destacaba la maravillosa Svetlana Boginskaya.

Podéis verla aquí.

La competición con su compañera Yelena Shushunova y la rumana Daniela Silivas fue épica. Ganó dos medallas de oro, pero sobre todo dejó su elegancia innata. Sin embargo, cosas del destino, sus dos oros supieron a poco a la delegación rusa. Su entrenadora se suicidaba tres días después.
Volvería Boginskaya a dar lustre a los Juegos con su participación en 1992 en el equipo de la C.E.I. (Confederación de Estados Independientes, que sustituía a la U.R.S.S.), y de nuevo en 1996, representando a Bielorrusia (tres participaciones, tres banderas, años convulsos).

La gimnasia deportiva es ligereza y drama, es elegancia y esfuerzo. Por eso me gusta cuando llegan los Juegos Olímpicos y ya no hay remedio, ya no hay más allá. En ese terreno indefinido entre la gloria y el fracaso crecen los mitos.
.

6 comentarios:

Ana arándanos dijo...

Mira, lo has conseguido.

CÁSATE CONMIGO.

Un hombre al que le gusta la gimnasia deportiva. Pego mi rodilla en el suelo y repito mi oferta: cásate conmigo.

Si me dices que no, lo sorportaré. Pero que sepas que tus declaraciones me han hecho creer que el amor verdadero y que éste puede estar en los LUGARES MÁS RECÓNDITOS DE LA GEOGRAFÍA IBÉRICA.

Besos desde la seis :)

HombreRevenido dijo...

Ana, me parece una propuesta de matrimonio mucho más razonada que la media, así que la estudiaré detenidamente. Vamos, que iba a decir que sí impulsivamente, pero me contengo. De momento.

La gimnasia deportiva es asombrosa, sobre todo cuando llegan las Olimpiadas, la presión acelera los corazones, y compiten los mejores, sabiendo que un mínimo error les saca del podium. No practico la gimnasia deportiva, por ello todos mis saltos son mortales. Pero me gusta verla, sobre todo en casos excepcionales, con alma, como el de Comaneci o Boginskaya.
¡Y aupa Gervasio!

salvadior dijo...

Los vídeos son una pasada para la época...

Yo me enamoré de este deporte en Atlanta 96, con Simona Amanar, Khorkina y Podkopayeva...

Me parece uno de los deportes mas sacrificados y mas injustos del panorama. A ver qué tal van estas olimpiadas...con polémica seguro, ya que siempre pasa algo

:)

HombreRevenido dijo...

Salvadior, polémica habrá siempre, y una tremenda rivalidad. Es curioso lo aparentemente sencillo que es este deporte y las pasiones que desata, la controversia feroz.

Uno de esos deportes en los que por sacrificio y entrega merecería repartir cien o doscientas medallas de oro.

Alberto Colombo dijo...

Yo tenia 14 años cuando los juegos de Nadia Comanecci y recuerdo que le chica marco una epoca.

Perdi todo elglamour hacia ella cuando alla por mediados de los 80 vi una foto de ella radicada en USA , estaba hecha una gorda yanquee y decia que su estado lo debia a la ingesta de hamburguesas.


Igual los juegos del 76 son sinonimo de Comanecci

HombreRevenido dijo...

Alberto, después de todo, Nadia a acabado mejorando y ahora a sus cuarenta y pico está realmente estupenda. Mira AQUÍ.
La vida está llena de ciclos.