domingo, agosto 10, 2008

Postales del tío Matt - 3 - Huesca


Querido sobrino Gobo,
la aventura que voy a contarte no tiene parangón; buscando la tranquilidad de una ciudad pequeña llegué a Huesca, tenía pensado observar a las extrañas criaturas en un ambiente calmado y burgués. Lo primero que me hizo presagiar que nada saldría según lo planeado fue ver a tantos individuos en la calle. Lo segundo, su uniforme consistente en ropa blanca y un pañuelo verde al cuello. Al principio lo consideré un hornamento más, una moda pasajera. Pero cuando una de esas criaturas me puso uno de esos trozos de tela verde alrededor del cuello observé que funcionaba como una especie de salvoconducto; desde ese momento las extrañas criaturas me saludaban con efusividad. Me dieron una planta verde bastante aromática que llaman albahaca y yo, queriendo agradecer su hospitalidad, me la comí.


Seguí a la multitud a lo largo de una cuesta y lo que vi allí es algo que no puede compararse con nada que suceda en Fraguel Rock. Miles de extrañas criaturas (y algún que otro gori) bailaban y saltaban. Seguí a un grupo de ellos, portaban un recipiente enorme dentro de una vagoneta de plata, y en él un líquido rojizo con el que se iban manchando los unos a los otros, y a veces bebían. Era interesante. En ocasiones los fraguel nos ponemos sombreros raros, pero tendrías que ver las cosas que se ponían aquellas criaturas en la cabeza. Cada vez más intrigado les acompañé hasta el que, supuse, era el punto de reunión de lo que parecía una importante ceremonia religiosa. Los extraños seres seguían bebiendo líquidos misteriosos a causa del calor y seguían alborotados. Pedí amablemente a uno de ellos que intentara no empujarme y, de repente, me vi volando por los aires, arrojado y recogido por un grupo de extrañas criaturas que gritaban al compás. Luego me dieron de beber ese mejunge mágico y adquirí valor, aunque disminuyera mi capacidad de razonamiento.


Tendrías que haber visto cómo saltaban cuando sonó un ruido como un trueno, en el cielo. Entendí que la ceremonia terminaba y decidí escabullirme sigilosamente. Sin éxito.
Manchado y sin embargo feliz, me dejé arrastrar por la multitud. Vi que las extrañas criaturas se reunían en cuevas, eufóricos, y me abrazaban, me daban de beber ese elixir mágico que me hacía flotar. Quién hubiera pensado que en esa modesta ciudad se conocían los grandes secretos de la alquimia. La música era ensordecedora, de ritmos vivaces y endemoniados, y nadie se quitaba el trapo litúrgico del cuello. Una nebulosa de felicidad y pisotones envuelve mis recuerdos y las horas siguientes, pero vi cosas que ningún otro fraguel ha visto jamás. Vi a unas extrañas criaturas beber de un recipiente mordiendo el fondo hasta hacer un agujero. Vi a las extrañas criaturas comunicarse por medio de gruñidos, o comunicarse en condiciones máximas de oscuridad y ruido. Vi una hermandad sin igual. Y esto, imaginé, se repite todos los días, desde la salida del sol hasta el ocaso. Yo, por si acaso, aunque prometo volver algún día, me alejé en cuanto pude, a reflexionar y a cuidar un inoportuno dolor de cabeza.

Un abrazo de tu tío el viajero Matt
.

11 comentarios:

Carburo dijo...

Al año que viene acompaño al tio Matt (y a vosotros...). Pasarlo bien.

Peibols dijo...

El tío Matt se quitó la camiseta, que lo vi yo.

Alberto Colombo dijo...

Un lujo de cronista....por momentos hasta me parecio ser yo el que salia volando por la masa.


Genial el post. Que siga la fiesta

HombreRevenido dijo...

A ver si es verdad, Carburo. Lo estamos intentando.

Yo también lo vi, Peibols. Si al final se lo pasó mejor que nadie.

Alberto, sigue la fiesta y mi salud permanece, lo cual tiene su mérito.
El cronista se lo curró, y creo que al final captó el concepto de lo que estaba sucediendo.

Dina dijo...

Eeeeeeeeeeeeey, ¿y a mí porque nadie me presentó al tío Matt? con la ilusión que me hacia.

ginbell dijo...

visitad nuestro blog de voluntariado

http://peruproyde2008.wordpress.com/

HombreRevenido dijo...

Dina, a última hora se fue al Street y no te lo pudimos presentar. Pero estoy seguro de que volverá algún día.

Ginbell, lo haremos, claro que sí.
Pongo el link: AQUÍ.

reg dijo...

saludos amigo, te espero en mi blog:

www.unhombrefrentealespejo.blogspot.com

saludos

reg.

la maru dijo...

Lo sabía...me pareció verle en los baños haciendo cola el día 11. Así que con suerte, Dina, puede que aún siga por aquí.
Aunque pensándolo bien, se habrá marchado a Salou, como la mayoría.

HombreRevenido dijo...

Hola, Reg. Qué interesante esta amistad instantánea ¿verdad?

Venga, iremos también a ver tu blog.


Maru, nunca se sabe dónde anda el tío Matt. Aunque lo de Salou no es descabellado. También estará sorprendido de ver a la misma gente, pero ahora en bañador.

Jelq Exercises dijo...

Me parecio una excperiencia muy interesante gracias por compartirla.