lunes, julio 06, 2009

Sobre Huesca (multirreferencia)


En Huesca se puede caminar de bar en bar, como en el Dublín de James Joyce. Podemos encontrarnos liliputienses y gigantes, sin cambiar de isla ni de perspectiva. Cada crimen es "Twin Peaks", cada ofensa es una película de Charles Bronson, cada romance es "Romeo y Julieta", a los sanchos se les pone cara de quijote.

Todavía en estancada evolución, nuestra Macondo de cemento permanece polvorienta, brutal y agreste como el condado de Yoknapatawa faulkneriano, inaccesible como un castillo kafkiano de fin de semana.
Somos el pueblo vecino hipócrita que se salvó de la destrucción de Sodoma y Gomorra al no llamar la atención.
Somos la vieja Troya cizañera, que cambió el armisticio por el funcionariado. Con escudo y divisa de preadolescente: leal e invicta.

En resumen, un mundo feliz.
.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

muchos ciudadanos Deltas y Epsilones que con el soma correspondiente callan y descansan en el mundo del conformismo funcionarial.Adormecidos por cómplices de la farándula que imponen sus "verdades".
Ciudad condenada al ostracismo de la libertad hay en Malpaís.
Añoranza y desespero.

Ra dijo...

"Yo una vez estuve en Huesca".

:)

HombreRevenido dijo...

Anónimo/a, la felicidad y el salvajismo dependen mucho de la perspectiva.
La añoranza y el desespero pueden espolearnos, individualmente. Las adversidades son buenas a veces.
Eso y que los epsilones esclavos no somos conscientes de que lo somos, claro.

Ra, lo celebro.
Aunque la ciudad carezca aparentemente de encanto, no te dejes engañar, lo tiene. Y no sólo por esta Academia, también hay otras muchas cosas deliciosas... como por ejemplo...

iza dijo...

¿No hay enorme pajarita de papel?, si llego a saber que tiene tanto encanto, me quedo un rato más.

iza dijo...

Ah, y una minuscula librería en un soportal.

HombreRevenido dijo...

Dos pajaritas, Iza. Con mucho simbolismo (que yo no comprendo, claro).

Tenemos de todo, incluso librerías y cosas buenas.
Hay que quedarse varios días o varios años para comprender su idiosincrasia propia.

José Luis Ríos Gabás dijo...

"Tenemos de todo, incluso librerías y cosas buenas.
Hay que quedarse varios días o varios años para comprender su idiosincrasia propia"

¿Tú has estado alguna vez en Binéfar?

Un saludo

HombreRevenido dijo...

José Luis Ríos, he estado en Binéfar alguna vez.
Imagino que tendrá sus cosas buenas escondidas, como todos los sitios.