jueves, julio 22, 2010

Le Tourment


Que si Contador, que si Andy Schleck, que si el Tourmalet. Me dispongo a observar de cerca la etapa de hoy que dicen será grande. Dejo mis asuntos de la tarde para la noche. La curiosidad se multiplica. Yo antes me apasionaba con el Tour de Francia. Era otra época, claro, a los ciclistas no les quitaban el triunfo semanas después (ergo, se dopaban mejor), había grandes héroes con carisma, yo estaba de vacaciones... argumentos de peso todos ellos.

La cuestión que me rondaba por la cabeza al mediodía era esa, ¿por qué hace años que no veo una etapa del tour, de la vuelta o del giro?. ¿Me estaré perdiendo algo especial?.
Por si alguien se hace la misma pregunta: No.

Le tengo cariño a Alberto, ese ciclista madrileño que parece tan formal, y que además se llama como mi contador del gas, pero vamos, llevando 8 segundos de ventaja quedarse a rueda y no disputar siquiera la etapa... ¿pero esto que es?. Esto no es ciclismo, esto no es competición, esto no es serio, esto es como cuando bailas con tu madre en una boda.

La contrarreloj del sábado la va a ver la prima de Perico.

Pero sobre todas las cosas hay algo que me saca de quicio en esto del ciclismo. Susanita, de "Mafalda", lo resumía al decir aquello de "amo a la humanidad, lo que revienta es la gente".
Sufro con tanto idiota, tanto faltao, tanto incompleto, tanto asqueroso, corriendo y haciendo el ganso junto a los ciclistas (molestando y poniéndoles en peligro). Me dan nauseas sus banderazos, sus reivindicaciones, sus payasadas y toda esa panoplia de estupideces varias que me obligan a ver, colándose en cada plano como la carcoma, carroñeros catódicos, jimmyjumps de mierda, borregos, gilipuertas.

Si queréis desahogaros, cantamañanas del asfalto (el 99,9% son hombres, por cierto), escribid un blog como yo.
A mí (ya lo veis) me funciona.
.

6 comentarios:

Alonso dijo...

Jo, profe. Te veo (casi) enfadado (casi) de veras. A mí me gusta mucho el ciclismo (practicarlo y en segundo lugar mirarlo). Ha evolucionado mucho en poco tiempo, como todo menos el dulce de membrillo hecho en casa. ¿A peor? ¿A mejor? ¿A alguna cosa descifrable? No sé. Yo sí entiendo de qué va esto hoy en día. Lo mismo hasta soy un privilegiado (en algo, hay que ver).

Nota: Desde el apagón analógico no tengo tele en absoluto. Así pues, tampoco veo el Tour.

Alonso dijo...

Profe, que me parece a mí que a los niños de hoy no les gusta nada la educación física. Ya ves qué poco responden. ¿Para qué prohibirles los bollitos de más de doscientas kilocalorías si de todas formas van a ir en coche, conducido por papá o mamá, cada vez que salgan hacia la academia de clarinete que tienen a quinientos metros de casa? Educas así a los nenes y luego acaban por odiar los deportes violentos hasta por la tele. Y no me dirás que no es violento arrancar como arrancaban Hinault o Fignon, con abierto cachondeo hacia sus rivales, o si no era violento incluso el caballeroso Induráin, a quien nadie daba un relevo en montaña para que no pareciera que alguien lo estaba chuleando. Hoy, como somos tan corteses, tan remirados, tan obesitos de cerebro, pues pedimos perdón al compañero púgil por los mamporros, al compañero toro por los muletazos y al compañero corredor por adelantarlo. Es asín. Son los tiempos. Ahora, tengámoslo en cuenta: para las cosas gordas, como matar a la gente de necesidad porque no hay trabajo (caso español), o de hambre porque no hay papeo (caso de Malawi), para eso no se pide disculpita ninguna. Eso hacemos como que no existe. (Véase qué bien se vive en Cuba. Claro, hombre.)

HombreRevenido dijo...

Hay mucha gente que lee pero no comenta, Alonso, yo sé que estas cosillas de la educación física (siempre y cuando no sea fútbol) les gusta mucho.

A mí me gusta el fair-play en el deporte, el apoyo mutuo, el buen rollo, pero dentro de la competición. Y es verdad que la competición es una clase de lucha, de agresión.

El guardian del Faro dijo...

Estoy contigo.....si se le sale la cadena, como si pincha, que le cambien la bici o que se jorobe. Pero no veo porqué Contador tenía que haber parado. Otra cosa distinta es un accidente fortuito, como el otro día dónde se vieron implicados unos cuantos y el propio Contador hizo parar a todo el mundo. Y lo de los cenutrios que corren al lado de los ciclistas......mejor me callo, que soy una dama.
¿Qué tal por ahí, mucho calor?

;DD

Orleans dijo...

Me encanta pedalear en bicicleta, pero siempre he detestado el ciclismo televisado.Prefiero ver el parto de una elefanta, que una etapa. Qué aburrimiento, qué desidia, qué pesadez!!!! Si acaso, lo único que me agrada visionar son los paisajes!!!
El ciclismo no debería ser un deporte, si acaso un hobby ,jajajaja
Me van a caer hostias hasta en las pestañas, pero no me importa.

Por cierto, uffff, q cantidad de agujetas, diosss!!! no estoy en forma, leches!!!!

HombreRevenido dijo...

Por aquí estamos bien, Guardián del Faro, después de días de mucho calor y un apocalipsis tormentoso hoy ha refrescado bastante (vivir para ver).

No puedo con la gente que corre al lado de los ciclistas en los puertos. Si se despeñara alguno de vez en cuando...

Orleans, el ciclismo siempre ha sido un estupendo acompañante para las siestas de algunos. Un espectáculo televisivo de primera magnitud por lo tanto.
Yo, por cierto, recuerdo seguir la Vuelta a España por la radio, incluso en clase (qué tiempos aquellos).

Ya se pasarán las agujetas. ¡¡No lo dejes ahora!!