jueves, septiembre 06, 2007

Al mando


Ni pienso con la polla, ni con el cerebro, ni con el corazón. Para eso tengo la víscera sangrante del deseo. Responsable de vivir y de no poder vivir.

Me exprime, se burla de mi inteligencia y me hace mejor. Está pegada al esternon, protegida, y a veces vibra hasta hacer retumbar la caja torácica, y otras se adormila blanda, mortecina como un incendio de placer recién apagado.

Cada piel es siempre inexplorada, cada mirada es nueva, cada reto es posible, cada minuto es el último. Sólo me pide un poco de champagne de vez en cuando, y que no me rinda.

A la víscera sangrante del deseo es a quien tengo que convencer todos los días al despertarme. No distingue los sueños.
.

13 comentarios:

Serjuzu dijo...

¡hostia!!

qxtanpd dijo...

ya lo decía aquel... el deseo es lo único que nos puede salvar....


mua!

Alberto Colombo dijo...

Un lujo este post.

yo dijo...

Mehas. Perdón. Me has (ahora si) dejado sin palabras. ¡So cabrón! Suerte que aún puedo juntar algunas letras con el índice de la izquierda que parece no estar afectado por la parálisis.
Ten la certeza que en este instante, si estoy alzando una copa de buen vino (al menos tenía un precio de infarto) es por la belleza que algunas veces tienen la verdad, cuando hay alguien que la escribe como tú lo has hecho.
Gracias eternas por este momento efímero.


(Por cierto ya sé que quiero ser de mayor. Si, lo tengo clarísimo quiero ser: manzana. Sabía que tarde o temprano la vocación me encontraría).

HombreRevenido dijo...

Serjuzu, ¡co-pón! algo más.

Qxtanpd (nombrecito críptico donde los haya), no sé quién era ese aquel, pero eso se lo leí a Meri en su fotolog hace poco. Yo no estoy muy de acuerdo en que el deseo nos salve. Más bien al contrario, nos condena. Pero ya lo sabemos, y no nos resistimos, hacemos de la condena un arte (si Schopenhauer levantara la cabeza...)
Mua! pa ti también.

Alberto, gracias hombre. Los lujos no pueden ser gratis, así que te paso la factura.

Yo (o tú), exageras pero, oye, a nadie le disgusta leer cosas así.
Celebro haberte transmitido esa autenticidad, porque era precisamente lo que pretendía. Brindo por la belleza. Gracias a ti.

Orleans dijo...

El deseo es la batería invisible que te mueve desde las entrañas.Cada uno ubica su intensidad en una zona corporal diferente.El pecho,el estómago,los genitales,la cabeza,el hígado.El resultado es el mismo en todos...pero no todos poseen la fortuna de poder"sentirlo".

animons dijo...

Y dices que está "pegada al esternon, protegida, y a veces vibra hasta hacer retumbar la caja torácica"... pues va a ser deseo, Sí. Eso, o tos persistente.
Como siempre: un placer leerte.

meri dijo...

qxyanpd es meri.... te acuerdas de lo que escribo!!! no se que carajo hizo el pc...

igual si que hacemos de la condena un arte... pero si negamos nuestros deseos (y no solo estoy hablando de una orgia continua jajajaja) y luchamos contra ellos, al final nos pasa factura.... ya es suficiente pelea la vida como para encima luchar contra nosotros...

la princesa esta tullida jajajajaja

mua!

HombreRevenido dijo...

Orleans, yo puedo sentirlo, y creo que incluso saldría al hacerme una radiografía. Pero no la haré. Es una víscera tímida.

Animons, puede ser tos, puede ser hipo, cada uno lo somatiza como quiere.
Me alegro de que te haya complacido.

Meri, así, con nombre de persona normal, nos entenderemos mejor. Claro que me acuerdo de lo que escribes, sobre todo si es tan intenso.
Yo creo que es el conocimiento lo que nos salva. Y tras conocer el imperativo del deseo, sus matices, sus exigencias, sus dones, quizás una de las decisiones sea unirse a él (pero no la única).

meri dijo...

mira en esa me has ganao por la mano! razon total... el conocimiento es básico para tener una vida consciente y asi poder no solo seguir tus deseos a placer sino ademas disfrutarlos y comprenderlos... porque sino, seriamos como monitos no? jajajaja

por cierto, estoy por huesconsin... en cuanto pueda te mando la foto!

mua!!!

HombreRevenido dijo...

Somos monos, Meri. Todos monos.
Esa es una de las primeras cosas que tenemos que comprender. Digo yo.

Orleans dijo...

Hombrerevenido,no nos desveles ese secreto.Te pertenece únicamente a ti.Besos.

HombreRevenido dijo...

No es ningún secreto, Orleans. Sólo hay que vernos.