jueves, septiembre 11, 2008

Hago ¡chas! y aparezco a tu lado


Tengo pendientes un par de entradas sobre las Olimpiadas. ¿Os acordáis? Las Olimpiadas, sí, aquello que congregó la atención de los tele-evidentes y que duró unas cuantas semanas (creo que unas cien). Cómo nos lo pasamos viendo sudar en tecnicolor ¿verdad? aunque sea deporte.

El caso es que me quedé con las ganas de hablar de Usain Bolt, ese formidable velocista que destrozó todos los records del mundo que se le pusieron por delante.
Sí, ese hombre que cambió para siempre el concepto de "jamaicano volador".

Yo ya había avisado cuando reflexioné sobre los límites en esta entrada que apenas recordáis.

En el tartán del Nido (el fastuoso estadio chino), volvió a superar el record del mundo del hectómetro.
Un hectómetro son 100 metros, lo aclaro por si hay alguno que no estudió el sistema métrico. Y 100 metros es, maomenos, una distancia como de aquí hasta allá. Pues bien, este intrépido coloso recorre esa distancia en menos de lo que cuesta encararse con el portero de una discoteca porque no te deja pasar con zapatillas.

Ejemplo:

Victoria de Bolt en la gran final


MONODOSIS 4
Boomp3.com


También deslumbró batiendo el record de los 200 metros (que es ir de aquí hasta allá y volver). Lo corrió en menos de lo que cuesta que la discusión con el portero llegue hasta el punto de no retorno.

Ejemplo:

Bolt bate el record imposible de Michael Johnson


MONODOSIS 5
Boomp3.com


Este tío es muy grande y muy rápido.
Ojito, que no lo digo solamente yo, que me pasa Flanagan este análisis de marca.com en el que lo tienen muy claro. Si no se hubiera frenado en plan chulo al acabar la carrera de los 100 metros hubiera corrido...


¡¡En 14 segundos menos!!

Teniendo en cuenta que corrió en 9"69, esa marca sería casi insuperable (-4"31). Es decir, 4 segundos antes de salir ya estaría en la meta, congestionado, sudoroso, triunfante. Ni Superman de joven.
.

14 comentarios:

Herzog dijo...

Dios mio es el Marty McFly de ebano, o sea que el tio cuando se lo proponga y quiera, ganara carreras antes ni siquiera de proponerselo.

Orleans dijo...

No es que no Bolt no me flipe,que lo hace a borbotones,es que con ese titulito me imaginaba una entrada más popi!Ainssss!

Ahora en serio,entre Bolt y Phelp me quedé ojiplática durante toda la competición.Por cierto,qué bien nos hubieran venido ambos nombres para colocarnos en aquel equipo imaginario de fútbol que nos sugeriste!jajajaja

Carburo dijo...

yo quiero su entrenamiento.. para seguirlo y en las carreras de orientacion ganar sin ni siquiera levantarme de la cama de la furgoneta...¡¡¡

HombreRevenido dijo...

Herzog, esa es gran paradoja (a partir de ahora la "paradoja de Bolt"). Estás en un sitio y no te has dado cuenta de que estás. Entonces piensas, me gustaría ir allí. Y resulta que hace un rato que estás.
Es fantástico.

Orleans, lo de ese Phelps fue tremendo, qué manera de acaparar medallas. Pero para mí, las exhibiciones más asombrosas de los Juegos fueron las del jamaicano.
En cuanto a lo del fútbol, hoy he leído por allí que iba a entrenar un día con el Madrid. En fin, vivir para ver.

Carburo, su método de entrenamiento es dejar el alcohol, el tabaco, las mujeres, los malos pensamientos...
¿A que ahora sigues prefiriendo pegarte el madrugón y tardar unas cuantas horas perdido por el monte?
Normal.

Carburo dijo...

Exacto...yo sigo con mi entrenamiento pues....

Diego dijo...

Es impresionante este hombre, detrás hay una ingente cantidad de horas de entrenamientos, pero el físico ayuda la verdad. Esa altura y esas zancadas van a hacer que sea difícil superarlo en unos cuantos años. Si se supera el récord será por el propio Bolt. El deporte de alto rendimiento mejora día a día, también la raza (sea cual sea) se mejora de generación en generación y gente como Bolt, o Phelps o el muy de moda estos días Lance Armstrong, hacen que del deporte toda una hazaña.

Diego dijo...

...hacen del deporte toda una hazaña...

HombreRevenido dijo...

Sigue con tu entrenamiento, Carburo, y con todo lo demás.

Diego, la verdad es que parece de ciencia ficción, esa altura, esa zancada, esa explosividad. Hay un componente genético evidente.

Y curiosamente, mañana, pasado o al otro, surgirá un individuo que destrozará sus marcas. Quién sabe si antes de lo que nos creemos (me acuerdo de lo insuperable que parecía Michael Johnson en su momento).

Pistols dijo...

En Marca, no tienen respeto a los lectores, o andan muy apuradillos,o simplemente es estrategia comercial, ....eso si, nos regalan unas risas, porque escriben cada barbaridad.

En una cosa coincido con ellos, este tal Bolt, es cosa de otra dimensión, no se rige por las leyes de Galileo, mas bien es discipulo de Einstein y el chico aprendio bien lo del espacio-tiempo.
Podriamos decir que es la primera persona conocida que ha viajado en una maquina del tiempo,.... ufff que dolor de cabeza, esto es muy complicado de explicar, dejemos que lo haga el "Gran Mono"

HombreRevenido dijo...

Pistols, como diría Einstein es todo muy relativo.
Porque claro, Bolt se llama USA-IN y dejó a los USA-OUT.

Se puede llegar a la meta antes de ver al atleta cruzar la última línea. Siempre que la retransmisión sea en diferido, claro.

Y el tío es rápido, pero es un caracol al lado de protones esos del Acelerador de partículas.

Todo depende de con qué lo comparemos, no hay duda. Por eso cuando ves a la nueva cantante de la Oreja de Van Gogh te parece que está buenísima. Y eso es porque inconscientemente te viene a la cabeza la de antes.

Más o menos así es como lo explicaría Einstein, si no fuera por esa manía que tiene la gente de morirse.

Pistols dijo...

Enorme!!!!, no se me habia ocurrido lo de usa-in usa out, jejeje

HombreRevenido dijo...

Pistols, mejor. Así no tendrás que vivir con el remordimiento de semejante juego de palabras.

Adrian Vogel dijo...

Lo de Bolt no fue normal. Tardará mucho en volver a aparecer quien bata sus records

HombreRevenido dijo...

Adrian Vogel, yo pensaba lo mismo de Michael Johnson y fíjate.
Pero la verdad, lo tiene todo para dominar la velocidad durante muchos muchos años.