jueves, septiembre 18, 2008

Medio ambiente



El arte tampoco tiene nada que ver con el ambiente; no le importa dónde está. Si usted se refiere a mí, el mejor empleo que jamás me ofrecieron fue el de administrador de un burdel. En mi opinión, ese es el mejor ambiente en que un artista puede trabajar. Goza de una perfecta libertad económica, está libre del temor y del hambre, dispone de un techo sobre su cabeza y no tiene nada qué hacer excepto llevar unas pocas cuentas sencillas e ir a pagarle una vez al mes a la policía local. El lugar está tranquilo durante la mañana, que es la mejor parte del día para trabajar. En las noches hay la suficiente actividad social como para que el artista no se aburra, si no le importa participar en ella; el trabajo da cierta posición social; no tiene nada qué hacer porque la encargada lleva los libros; todas las empleadas de la casa son mujeres, que lo tratarán con respeto y le dirán "señor". Todos los contrabandistas de licores de la localidad también le dirán "señor". Y él podrá tutearse con los policías. De modo, pues, que el único ambiente que el artista necesita es toda la paz, toda la soledad y todo el placer que pueda obtener a un precio que no sea demasiado elevado. Un mal ambiente sólo le hará subir la presión sanguínea, al hacerle pasar más tiempo sintiéndose frustrado o indignado. Mi propia experiencia me ha enseñado que los instrumentos que necesito para mi oficio son papel, tabaco, comida y un poco de whisky.

William Faulkner (1897 - 1962)
.

5 comentarios:

Serjuzu dijo...

Le dije a usted, cuando me pidió permiso para ejercer de escritor en el pueblo, que era mejor que hiciese lo que hacen los otros sudamericanos, que unos días van en bici y otros huelen bien.

Y ahora me dicen que ha escrito usted "Luz de agosto", la novela de Faulkner, ¡de William Faulkner!

¿es que no sabe que en este pueblo es verdadera devoción lo que hay por Faulkner?

HombreRevenido dijo...

Jajajam Serjuzu, reconozco esas sabias frases.

Habría que ver cómo se hubiera sentido el propio Faulkner en aquel curioso "hamlet".

pitufa dijo...

estooooooo guau!
un escrito mu apropiado para leer en el curro jejeje
me he quedado un poco a cuadros pero me ha gustado jejeje

Duende dijo...

Artista!!! vas a poner un burdel???
Buena metáfora ;).
En cuanto a "Amanece que no es poco" es santo de mi devoción y la reveo de vez en cuando.

HombreRevenido dijo...

Pitufa, este tío era muy peculiar. Al tiempo que brillante.
Tenía ideas muy especiales acerca del oficio de escritor. Esta es sólo una de ellas.

Duende, dudo que las mafias me lo permitieran. Si yo montara un burdel nadie estaría allí en contra de su voluntad. Cosa que no todos pueden decir (ante la pasividad de todos los "agentes sociales", paridades parlamentarias incluidas).
Y después del arrebato social, creo que no será un burdel, pero busco la estabilidad, ya veremos cómo.

Qué bien sabes elegir a qué santos rezar, pájaro.