miércoles, abril 28, 2010

En un segundo


Uno abre un ojo en la oscuridad, ve un rincón de tierra o un trozo de mar, unas estrellas, un rostro humano, y luego cierra el ojo para siempre. ¿De qué sirve quejarse? ¿No es eso lo que ocurre? ¿No ha pasado todo en un segundo? ¿No vale más esto que no haber existido?

Maurice Maeterlinck, "La vida de las hormigas"

.

8 comentarios:

Espartaco dijo...

Pero para algunos-cada vez más ese segundo es un verdadero infierno y debería no ser así.

HombreRevenido dijo...

Ese segundo no debería ser un infierno, está claro, Espartaco. Aunque en mi opinión, jamás, en toda la historia, hubo tanta gente para la que el infierno es mucho menos infierno.

la maru dijo...

Quiero ser optimista y pensar que, existir merece la pena. Aunque se pase rápido: lo bueno y lo malo.

HombreRevenido dijo...

Maru, si eso es ser optimista yo también lo soy. Lo tengo claro.

Orleans dijo...

La vida me apasiona a la vez que me aterra.

HombreRevenido dijo...

Ya somos dos, Orleans.

Carolina dijo...

Yo creo que lo que nos queda es danzar hasta que se nos vaya el último aliento

HombreRevenido dijo...

Pues no es mala opción, Carolina. Bailar es una forma muy eficaz de acercarse a eso que llaman felicidad.