lunes, abril 26, 2010

Revoloteos mentales


El ordenador estropeado, el coche estropeado, el cerebro estropeado...

La vida, de vez en cuando, nos clava las espuelas en el costado. Desde el umbral de la puerta, brazos en jarra, le oímos decir: "bueno, ya vale de tonterías". La vida sabe un huevo de curas de humildad.

Hago un inventario sin mucho pensar: los ojos conservan la curiosidad, la boca está mejor que nunca, las piernas funcionan, el corazón late a todo lo que da, el páncreas hace sus cosas de páncreas, el diafragma se va sobreponiendo al hipo del remordimiento.
La reconstrucción comienza con buenos cimientos.

A veces hay personas que son como el hormigón que nos sostiene. Sólo para que se sientan mejor merece la pena concentrarse un poco más y equivocarse menos.
.

10 comentarios:

Duende dijo...

Para esos dias ponte esa música que te eriza el pelo de mono y comparte con los otros monos de la manada juegos y charlas...

Orleans dijo...

Para curas de humildad...me meto a monja.

Timonera dijo...

Muy cierto... Y también es bastante irónica... No sólo nos hace comernos nuestras propias palabras, sino que muchas veces nos sitúa en la situación completamente opuesta...

Es de la vieja escuela: aprendizaje a base de ostias. Y sólo de nosotros depende que necesitemos que nos repitan la lección o no.

HombreRevenido dijo...

Es un buen consejo, Duende, lleno de lógica. Pero yo cuando estoy así prefiero evadirme trabajando en lo que puedo (si fuera un perro sería implacable y le mordería al cartero).

Orleans, no te creas, ir a un monasterio se me ha pasado por la cabeza. Aunque no ha quedarme, sólo a robar.

Timonera, en mi caso no es suficientemente severa, me parece. Si reflexiono un poco, me doy cuenta de que ha sido benevolente, me ha dado las hostias justas (o alguna menos de las merecidas). Espero que no vengan un día todas juntas, como las uvas.

Ra dijo...

Ah, y el último párrafo. Para recordármelo.

HombreRevenido dijo...

Te la presto, Ra, no necesitas pedir permiso para eso.
Y el último párrafo también te lo presto para que juegues. Pero no lo rompas.

raza becaria dijo...

"La vida sabe un huevo de curas de humildad". BRILLANTE.

Nada más que añadir.

HombreRevenido dijo...

Gracias, Raza Becaria.
Yo creo que es un pensamiento muy normalito, pero si tú lo dices me lo creo a pie juntillas.

Raza Becaria dijo...

Las verdades suelen ser simples, cuando se complica la cosa empiezan a aparecer las excepciones que le restan categoría (sentenció, flipándose).

HombreRevenido dijo...

Aquí uno viene a fliparse, Raza Becaria.
Bien dicho.