miércoles, julio 23, 2008

Sudor


1

El único afrodisiaco fue la sorpresa. Provocó que el deseo tardara menos en llegar que el rubor. Y sin compuertas ni carabinas, ya se sabe, el deseo se desborda.
La primera gota de sudor surcó su frente tímida, temblorosa, acompañando a la primera certeza. Esa gota se adelantaba, tan única, tan dubitativa, destilada por aquella penumbra, por aquel calor.


2

Empapados, los dos cuerpos se encuentran y se pierden, sabor salado, vaivén de oleaje, la asfixia del pez fuera del agua, la placentera inmersión en el líquido amniótico de un abrazo húmedo. Mezclan sus sudores, el vapor de sus cuerpos mojados, mezclan su olor, su tacto, su conciencia, su placer oculto, sumergido, agónico, indefenso.


3

Los náufragos alcanzan la orilla y se desploman sobre la arena, sobre la sábana empapada, con una pegajosa conciencia de sí mismos, recuperando su individualidad poco a poco, secándose con la nueva brisa, respirando, sonriendo, a salvo.
.

11 comentarios:

Alberto Colombo dijo...

Usted es un poeta Mono...hasta imagine las personas de tal relato

la maru dijo...

Más, más, quiero más! Estos se sentían a salvo y encantados! eso seguro!

HombreRevenido dijo...

Gracias, Alberto.
Un mono poeta; no debe de haber nada peor.

Maru, segurísimo.
Habrá más, digo yo.

Duende dijo...

Tengo el pelo del cuerpo de punta, la camiseta que llevo puesta no toca piel...

Orleans dijo...

Dios,cómo me pone tu texto!Describes un momento salvaje con una elegancia más supina que la del erizo.
Bravísima!!!

Ana arándanos dijo...

Joder, qué cosas cuentas. Yo soy pésima describiendo este tipo de manualidades,será po in el momento de iniciarme?

Ana arándanos dijo...

po in es POR FIN. Y con est, añado un tema para futuros posts: problemas de un teclado minusculo.

pitufa dijo...

Muy bueno, erotico-festivo con muuucha elegancia!
me ha encantado.

HombreRevenido dijo...

Duende, mejor esa metáfora de la camiseta levitando que la de los calzoncillos menguantes. Cómo te enternece un poco de sexo salvaje, pájaro.

Me alegro de que te ponga el texto, Orleans, claro que sí. No puede haber una crítica mejor.

Ana, es el momento de iniciarte en las manualidades. Y también de describirlas. Seguro que te quedan muy bien. Los relatos digo. Y lo otro también. Bueno, ya me entiendes.

Mi teclado se come letras directamente, te comprendo.

Pitufa, lo erótico puede ser elegante y viceversa. Ahora bien, aquí somos más bien festivos, aunque oye, todos tenemos nuestros momentos álgidos.

laurel dijo...

es lo primero que he leido esta mañana (que no es ahora). Me encanta que me recuerden que estas cosas pasan de vez en cuando...me has alegrado el dia

HombreRevenido dijo...

Bien elegida la primera lectura del día, Laurel. Estas cosas suceden, es una buena noticia, aunque ya si le suceden a uno mismo debe de ser la leche.